DESTINOS

Él hubiera querido nacer un 1º de enero. 
A ella, en cambio, le hubiese gustado nacer un 31 de diciembre. 
Sin embargo, él había nacido un 28 de febrero y ella, un 6 de enero. Se casaron y tuvieron dos hijas: una nacida en un jueves santo y la otra en un martes de carnaval. 
Los nietos fueron dos varones mellizos nacidos el 21 de septiembre. 
Ella y él envejecieron juntos y felices. Ella murió el 31 de diciembre y su marido, el 1º de enero siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Para dejar su comentario seleccione el perfil ANÓNIMO, o si prefiere utilice alguno de los perfiles disponibles.